Revista Cubana de Pensamiento Socioteológico

http://revista.ecaminos.org

Contra el ALCA Declaración final y Plan de acción

A todos los pueblos de Nuestra América
A la opinión pública nacional e internacional

En abril del año pasado, el IV Encuentro Hemisférico de Lucha contra el ALCA que celebramos aquí mismo en La Habana, nos convocó a los movimientos sociales de todo el continente a unirnos en la realización de la III Cumbre de los Pueblos para encarar la nueva Cumbre Presidencial de las Américas, a realizarse en Mar del Plata. Allí, las jornadas de resistencia popular, unidas a la voluntad política de algunos gobiernos, consiguieron bloquear la agenda del Gobierno de los Estados Unidos y el intento de revivir el Área de Libre Comercio para las Américas ( ALCA).
De esta manera, el proyecto hegemonista norteamericano sufrió una nueva derrota y ha quedado paralizado. La campaña continental contra el ALCA brindó un significativo aporte en esta batalla. Hemos mostrado así la capacidad de los movimientos sociales para hacer realidad las acciones que nos proponemos.
En este V Encuentro, las delegadas y los delegados representantes de diferentes redes y campañas continentales, al mismo tiempo que celebramos esta victoria, reafirmamos nuestro compromiso por continuar luchando contra el libre comercio en todas sus expresiones. Esta lucha tiene hoy día un escenario decisivo en el enfrentamiento a las negociaciones y firmas de Tratados de Libre Comercio (TLC) en varios países del continente. Resaltan las resistencias de los pueblos de Ecuador, Perú y Costa Rica que han logrado trabar esas negociaciones.
Igualmente denunciamos y nos oponemos activamente a la Organización Mundial del Comercio (OMC), institución que genera las normativas y define las políticas del libre comercio en el mundo, donde se hace avanzar la agenda de las trasnacionales en contra de los intereses de los pueblos. Por otro lado, denunciamos y combatimos el resurgimiento del neocolonialismo europeo en su tentativa de imponer tratados de libre comercio como parte de una agenda neoliberal en nuestra región que favorece exclusivamente a sus trasnacionales.
El libre comercio y la acción de las transnacionales están homologando hacia abajo las condiciones laborales en todo el mundo, fomentando la competencia entre trabajadores y trabajadoras norte-sur y sur-sur para ver quién trabaja más por menos. Tenemos que fortalecer la solidaridad entre los trabajadores como única forma de romper este chantaje.
En general estamos ante un ascenso de la resistencia popular en América Latina contra estas políticas.
Inclusive en los Estados Unidos se ha despertado una ola de movilizaciones masivas de los emigrantes que se enfrentan al intento de criminalizarlos y acentuar la discriminación de que son víctimas, y por defender sus derechos civiles y laborales, en definitiva sus derechos como seres humanos. La migración a la que se están viendo obligados grandes grupos de población en todo el continente es consecuencia del modelo económico neoliberal y de libre comercio que padecemos todos. La reivindicación de sus derechos es también nuestra reivindicación, de todos y todas, por una sociedad más justa económica y socialmente en las Américas.
Este ascenso de las luchas populares está permitiendo en América Latina la llegada de gobiernos surgidos de plataformas políticas que tratan de oponerse a la hegemonía de los Estados Unidos, lo que contribuye al cambio de la correlación de fuerzas que favorece la oposición al consenso de Washington.
Esto nos sitúa en un nuevo escenario donde existen mejores condiciones para, junto a la resistencia a los planes del imperialismo, avanzar en la construcción de alternativas cada vez más viables. Para ello, debemos estar abiertos a un diálogo fructífero, en pie de igualdad y respeto, entre los movimientos sociales y aquellos gobiernos que estén verdaderamente comprometidos con los intereses populares.
Hoy se viene desarrollando ya la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA), promovida por Venezuela y Cuba, que se viene concretando en importantes proyectos como la operación Milagro, los programas de alfabetización en varios países del continente y acuerdos como el de Petrocaribe. Asimismo, ha surgido la iniciativa de los Tratados de Comercio de los Pueblos (TCP) impulsados por el presidente boliviano Evo Morales (participante de nuestros anteriores encuentros). Tales alternativas de integración, deben contar cada vez más con los aportes de los movimientos sociales.
En esta construcción de alternativas concretas destaca la importancia del tema de la energía como uno de los ejes de los procesos de integración. Todos estos temas serán la materia de nuestro trabajo durante la próxima “Cumbre Social por la Integración de los Pueblos“, que realizaremos en Santa Cruz, Bolivia, durante el próximo mes de septiembre.
En la búsqueda de alternativas no puede estar ausente la necesidad ineludible de acabar con el flagelo de la deuda externa que es usado por las grandes potencias e instituciones financieras internacionales como un instrumen- to de chantaje para “disciplinar“ a nuestros países. Debe prevalecer la idea justa de que somos acreedores y no deudores.
Estos nuevos escenarios significan una nueva etapa, en la que los movimientos sociales debemos pensarnos más a la ofensiva, y que a la vez nos exige reforzar la articulación y cohesión de nuestras acciones. Debemos lograr no sólo identificar la agenda que nos resulta común sino además integrar las diversas agendas nacionales y sectoriales como espacios reconocidos también de lucha de todos y todas. La agenda del movimiento social frente a los nuevos retos y escenarios es muy amplia y diversa.
Nuestros objetivos contemplan la lucha contra el neoliberalismo en todas sus expresiones e incluye la superación de la cultura patriarcal y las diferentes formas de discriminación por género, identidad y orientación sexual contra mujeres, jóvenes, pobres, indígenas, afrodescendientes e inmigrantes. Dentro de estos objetivos la dimensión jurídica ocupa un papel importante en la defensa de los derechos fundamentales de la humanidad.
Asimismo, la defensa de la naturaleza y la biodiversidad, los recursos genéticos y el conocimiento popular son parte esencial a nuestra resistencia a la destrucción neoliberal. Defender la tierra y democratizar su propiedad, impulsar la reforma agraria, así como garantizar la soberanía alimentaria, constituyen componentes básicos de nuestra agenda. En este terreno es necesario continuar impulsando y defendiendo la economía solidaria y la producción local sustentable.
La resistencia a la ofensiva de las corporaciones trasnacionales por privatizar los recursos estratégicos de las naciones y mercantilizar derechos públicos básicos como la educación, la salud y la seguridad social, y sobre todo, hoy, el vital derecho al agua, seguirá siendo un motor de nuestras acciones comunes, así como la defensa de las culturas e identidades de nuestras naciones.
Las luchas estudiantiles por la democratización de las universidades y contra la mercantilización de la educación, constituyen expresiones de enorme importancia en estos empeños. Asumimos la defensa de estas luchas que están siendo blancos de la acción de las fuerzas represivas.
Un eje central de nuestra acción es el combate contra la militarización y la política de “seguridad del gobierno de los Estados Unidos que está asumiendo formas graves de expresión en nuestra región. Ese gobierno impulsa una visión que mezcla argumentos de combate a la piratería, al lavado de dinero, al narcotráfico, al terrorismo internacional, al contrabando, etc., que busca en realidad someter las políticas de seguridad de los gobiernos de nuestros países a una orientación y comando definidos en Washington. Esto es lo que está en curso, por ejemplo, en el Plan Colombia y el Plan Patriota, en la Triple Frontera (Argentina, Brasil, Paraguay) y en la implementación del TLC plus, conocido como Alianza para la seguridad y la prosperidad de América del norte (ASPAN).
El guerrerismo de la administración Bush estuvo provocando el incremento de las acciones intervencionistas en nuestros países, sobre todo en aquellos donde los sectores populares comienzan a tener sus mayores éxitos. Particularmente amenazados están hoy Cuba, Venezuela y Bolivia. Nos declaramos en alerta permanente para oponer con toda energía nuestro potencial movilizador y de combate frente a tales acciones. Convertiremos cada agresión en un nuevo “playa Girón, esto lo proclamamos en el 45 aniversario de aquella victoria frente al imperialismo yanqui.
En el combate contra la dominación imperialista, el colonialismo y el neoliberalismo no se nos escapa que lo fundamental es ganar la guerra por la conciencia de la gente, librar la batalla de las ideas. En esa tarea es particularmente importante vincular el pensamiento de los intelectuales a las propuestas de los movimientos sociales en la lucha por la emancipación de la humanidad. Y ganar la concienia de la gente pasa necesariamente por construir visiones y alternativas en los ámbitos de la comunicación, la información, la educación y la cultura que logren contrarrestar los aparatos y mecanismos que están al servicio del pensamiento hegemónico. Frenar la imposición de leyes que reducen cada vez más los espacios democráticos de ejercicio de la comunicación y que intentan, monopolizando el espectro radioeléctrico, entre otras acciones, ahogar los medios de comunicación alternativos, como sucede en México, es una tarea impostergable en la agenda de todo el movimiento social.
Las redes, campañas y movimientos sociales de todo el continente americano salimos de este V Encuentro con la firme decisión de que es indispensable llevar nuestra unidad de pensamiento y acción a niveles superiores que estén a la altura de las amenazas y desafíos que encaramos, tanto en la resistencia como en la construcción y defensa de nuestras alternativas. La tarea de continuar abriendo nuevos horizontes comienza desde hoy mismo.
Nos rencontraremos en La Habana, del 3 al 5 de mayo próximos, en el 2007, en el “VI Encuentro Hemisférico de Movimientos y Redes que Luchan contra el ALCA y el Libre Comercio”.

Hasta la victoria siempre
Otra América es posible *
Plan de acción*

Ejes transversales para la acción de los movimientos sociales

Articulación
La articulación de redes y de campañas constituye un elemento central para el accionar de los movimientos sociales en el actual contexto de ascenso de las luchas sociales y populares en el continente. La articulación de nuestras luchas debe también asegurar que la formación política sea incorporada como elemento fundamental de formación en el proceso de concientización y de construcción de nuevos liderazgos. Debemos identificar la manera de trabajar juntos entre redes y campañas a nivel de los capítulos nacionales y regionales, lo que constituye un desafío a enfrentar en el próximo periodo. La articulación de redes y campañas también debe permitir la creación de grupos temáticos más integrales que ayuden a profundizar en las agendas de las organizaciones los temas comunes de lucha.

Comunicación y educación popular
Identificar ejes formativos con una metodología de educación popular aprovechando los encuentros directos y vía Internet. Se propone trabajar los ejes de articulación y, al propio tiempo, de información y comunicación. Se propone producir materiales informativos, comunicativos y audiovisuales sencillos que puedan ser utilizados por los movimientos sociales. Así también se destaca la importancia de implementar acciones desde las organizaciones de apoyo a la alfabetización. A propuesta de la COMPA, debemos trabajar en el avance de una estrategia de comunicación integral que tenga en cuenta una propuesta para las organizaciones de base que no tienen acceso a Internet, a partir de experiencias en la formación de comunicadores.
Debemos potenciar y aprovechar el trabajo de las radios y publicaciones locales y comunitarias. Debemos aprovechar los canales de televisión Telesur y Vive TV para difundir las acciones, propuestas y contenidos fortaleciendo la campaña informativa a nivel continental sobre las luchas de los movimientos sociales. Telesur puede tener un papel significativo en este sentido.
La Alianza Social Continental puede y debe tener un rol fundamental para aglutinar esfuerzos en términos de publicaciones de las diferentes experiencias, creando un centro de documentación audiovisual y de textos que contribuya al trabajo de los movimientos.

Alternativas al modelo del ALCA
e integración de los pueblos
Construir alternativas y propuestas concretas de integración para avanzar en el planteo de una agenda más propositiva, que integre amplios sectores y más movimientos, en particular organizaciones representativas de los movimientos campesinos, de mujeres, trabajadores, sindicales, de jóvenes, de negros y pueblos indígenas.

1- Resistencia al libre comercio en todas sus complejas y diversas formas de expresión. – Alerta continental contra una posible reflotación del ALCA. – Resistencia al fin de la Ronda Doha en la OMC. – Escenario post-aprobación de acuerdos: resistencia a la armonización y acciones contra la inconstitucionalidad tras la ratificación del CAFTA. Resistencia a la ratificación del acuerdo Colombia-Estados Unidos, Perú- Estados Unidos. – Resistencia a la firma del TLC Andino (Ecuador y Bolivia) y del CAFTA en Costa Rica, y a las tentativas de minar a la CAN. – Resistencia contra el avance del denominado CA4FTA entre Canadá y cuatro países centroamericanos (Guatemala, El Salvador, Nicaragua y Honduras). – Resistencia al avance de acuerdos birregionales o bilaterales con la Unión Europea, en particular ante el avance de la negociación de los EPAs en la región del Caribe. – Resistencia al avance del denominado TLCAN-Plus. – Continuar el trabajo de articulación con gobiernos para la facilitación del acceso a la información y el desarrollo de estrategias comunes sobre las negociaciones de la OMC, y otras.
2- Resistencia a la faz financiera de la globalización neoliberal: la deuda externa y el papel de las Instituciones Financieras Internacionales (IFI) (coordinado desde Jubileo Sur). – Luchar por la anulación, repudio y no pago de la deuda ilegítimamente reclamada a los países de América Latina y el Caribe, África y Asia y el reconocimiento de los pueblos del Sur como acreedores de las deudas históricas, sociales y ecológicas. – Resistir el intervencionismo de las IFI, del G8 y de los otros llamados acreedores y luchar contra las nuevas formas de endeudamiento vinculadas a la imposición de la agenda neoliberal, incluyendo la mercantilización, la privatización y la apropiación de nuestros recursos y trabajo. – Convocar para los días del 15 al 20 de septiembre a una Jornada Mundial de Acción Directa contra la Deuda y las IFI, en paralelo a las reuniones anuales del FMI y el BM. – Impulsar la realización en cada país de auditorías integrales y participativas de las deudas financieras, sociales, históricas y ecológicas, como una estrategia pe- dagógica y movilizadora que involucre a los sectores y organizaciones populares en la discusión de las consecuencias de la deuda y las IFI y el fortalecimiento de la resistencia frente a las posibles consecuencias del repudio y no pago. – Incorporar en las movilizaciones del Primero de Mayo el reclamo del no pago de la deuda externa y de la restitución y restauración de las deudas sociales, históricas y ecológicas. – Impulsar una campaña especial por la anulación incondicional y reparación de la deuda reclamada a Haití y a otros países en situaciones especialmente críticas. – Resistir las iniciativas de canje de deuda por educación, salud, naturaleza, inversiones o cualquier otra cosa que implique un reconocimiento de la deuda como legítima y un avance de las políticas neoliberales y privatizadoras. – Impulsar un debate amplio sobre la construcción de alternativas de financiamiento para asegurar los derechos de los pueblos, incluyendo la creación de un Banco del Sur y un Fondo de Solidaridad para apoyar aquellos gobiernos que asumen posiciones soberanas de repudio y no pago de las deudas reclamadas.
3- Resistencia a la ofensiva militarista y al incremento de la agenda de seguridad por sobre la de los derechos (coordinado desde la CADA). – Resistencias a la implantación de bases militares y a la presencia de fuerzas militares extranjeras en la región. – Oposición a la continuidad de la intervención militar de la ONU en Haití. – Segunda misión internacional de observación en ese país y otra, que sería la segunda, en Haití. – Campaña de firmas dirigidas al presidente argentino para lograr que salgan las tropas argentinas de Haití. – Lucha para el cierre definitivo de la Escuela de las Américas. – Misión internacional de observación al Paraguay: denunciar la situación de las tropas norteamericanas y el nivel de impunidad con que actúan en Paraguay. – Campaña de información y denuncia sobre los alcances del ASPAN. – Denunciar el genocidio ecológico de los recursos naturales de nuestras naciones (agua, semillas y recursos de la biodiversidad) que la militarización trae sobre nuestros países, la criminalización de los movimientos sociales y populares. – Hacer visible el tema de la militarización tanto en las agendas de los movimientos sociales como en las redes y campañas continentales.
4- Resistencia al poder de las corporaciones transnacionales. – Resistencia a la ola de abusos, saqueos económicos y violaciones a los derechos humanos y laborales impulsados por las corporaciones transnacionales en la región. – Tribunal a las Transnacionales, comenzando en Viena, del 10 al 11 de mayo de 2006.
5- Intelectuales y luchas sociales (coordinado desde la Red En Defensa de la Humanidad). – Poner a disposición de los movimientos sociales las realizaciones de la red de redes En defensa de la Humanidad, tales como la Enciclopedia sobre Terrorismo Made in USA en las Américas, la Videoteca Contracorriente, los sitios web del capítulo cubano de esta red y el sitio de la red Conocimiento y Cultura para Todos. – Promover la ratificación de la Convención de la UNESCO sobre el respeto a la diversidad cultural, así como el pensamiento antihegemónico y alternativo en materia de derecho de la propiedad intelectual en contra de las normas gestadas en la OMC y las instituciones relacionadas con el tema. – Demandar solidaridad con el pueblo mexicano ante los avances del proceso de derechización de su política, así como frente a la desaparición y asesinato de periodistas, fenómeno que también se ha visto en otros países de la América Latina. – Lanzar un alerta sobre el proceso de privatización de los medios de comunicación que viene dándose en México y que puede extenderse hacia otros países, como consecuencia de la política hegemónica de monopolio de la información ejercida por el imperialismo. – Trabajar por identificar e implicar focos de resistencia cultural y artística, en las luchas emancipatorias y en la propia labor de la red En Defensa de la Humanidad, reconociendo la importancia del arte como vehículo para defender la espiritualidad y transmitir ideas. – Fortalecer las redes de artistas (específicamente músicos) y producir y difundir a gran escala estos valores auténticos de la cultura de nuestros pueblos, específicamente aquellos que reflejen la identidad y las luchas de nuestros pueblos.
6- Mujeres en movimiento cambian el mundo. – Continuar la lucha contra la violencia en todas sus dimensiones, en particular la violencia doméstica sexual y económica. Y contra todos los otros aspectos de la violencia del modelo: feminicidio, militarización, criminalización y prisión de los y las militantes de los movimientos sociales, y el bloqueo a Cuba. – Luchar contra la mercantilización del cuerpo, el trabajo y la vida de las mujeres. – Reforzar la lucha contra el libre comercio dando visibilidad al rol de la división sexual del trabajo y la articulación del movimiento de mujeres con una fuerza mundial que garantice una perspectiva feminista en estos procesos. Esta lucha se organiza contra las instituciones como la OMC, los TLC y el ALCA y también contra todos sus efectos tales como las migraciones, el tráfico, la trata de personas y las pésimas condiciones de trabajo, en particular en las maquilas y las transnacionales del agronegocio. – Actuar en favor de la construcción de alternativas para la integración de los pueblos, contribuyendo con propuestas que garanticen la igualdad entre hombre y mujeres y refuercen el respeto a la diversidad. – Profundizar la lucha político-cultural para que pueda superarse la ruptura entre lo público y lo privado que considera como político tan sólo al ámbito público.
7- Reforma agraria, soberanía alimentaria y agricultura fuera de la OMC (coordinado desde CLOC/ Vía Campesina). – Aumentar la resistencia para que la agricultura quede fuera de la OMC. Declaramos guerra frontal a la OMC como la institución que genera una normativa mundial favorable a las transnacionales del agro y que condena a muerte a la vida campesina. – Continuar la lucha por la reforma agraria integral y la resistencia contra el monocultivo y las multinacionales y el fortalecimiento de la vida campesina y la pequeña agricultura. – Continuar la campaña mundial en defensa de las semillas como patrimonio de los pueblos al servicio de la humanidad. – Acelerar y articular la campaña y movilización permanente de oposición incondicional a los organismos genéticamente modificados –OGM–, que incluya el apoyo y acompañamiento de todos los movimientos a las acciones concretas que desarrollan las organizaciones campesinas e indígenas en el continente y en el mundo. – Impulsar, en el marco de la celebración del Día Mundial de la Lucha Campesina –17 de abril– una campaña mundial por la inmediata liberación de los compañeros y compañeras que, en su lucha contra el libre comercio y la transnacionalización del campo, están presos, perseguidos y acosados por las instituciones e instrumentos que apoyan el modelo neoliberal. – Hacer un llamado para unificar una agenda de luchas y propuestas que incluya al movimiento campesino e indígena y el conjunto de los movimientos sociales. – Convocamos al conjunto de los movimientos sociales a adherir a nuestras campañas y movilizaciones por la reforma agraria integral y la defensa de los territorios indígenas, la defensa de las semillas, la lucha contra la violencia hacia las mujeres del campo y el apoyo a la campaña por el derecho a la comunicación.
8- Por el derecho a la educación y de los jóvenes (coordinado desde OCLAE). – Luchar por la universalización del derecho de los niños y jóvenes a recibir educación laica y gratuita desde el nivel básico al nivel superior, suprimiendo el pago por matrícula y exámenes de selección. – Fortalecer la campaña informativa a nivel continental sobre las realidades de los estudiantes y nuestra mayor inserción en el debate y la lucha. – Potenciar la integración de los estudiantes del continente en los temas de la campaña contra la mercantilización de la educación. – Apoyar el movimiento de lucha del movimiento estudiantil de Ecuador. – Desarrollar un encuentro donde se discutan políticas de integración a nivel estudiantil y una mayor inserción en acciones a nivel continental. – Promover el debate sobre la necesidad de crear universidades latinoamericanas e intensificar la lucha por la homologación de los títulos de las ya existentes en el resto de los países. – Potenciar la conformación de brigadas de solidaridad de jóvenes y estudiantes con el fin de apoyar los diferentes programas sociales emanados de las necesidades de los pueblos. – Desatar en el mes de noviembre la Campaña Contra la Mercantilización de la Educación, y en especial realizar marchas en todos los países el 17 de noviembre por el Día Internacional de los Estudiantes.
9- Luchar contra el genocidio ecológico de los recursos naturales de nuestras naciones (agua, semillas y recursos de la biodiversidad). – No someter al medio ambiente a los acuerdo de libre comercio. – Luchar contra la privatización del agua y la energía. – Luchar contra los transgénicos y por el derecho a la soberanía y la seguridad alimentaria de los pueblos. – Denunciar a los Estados Unidos por no adoptar medidas para revertir los cambios climáticos. – Apoyar a los indígenas, las comunidades “quilombolas”, ribereñas y otras comunidades en la lucha por sus territorios, así como por el derecho a sus conocimientos tradicionales, denunciando el patentamiento de la biodiversidad promovido por las transnacionales.
10- La defensa de los derechos de nuestros pueblos. – Fortalecer y extender la recientemente creada Red Mundial de Juristas para defender los derechos de las personas, los pueblos y las comunidades cuyos derechos son violados sistemáticamente en escenarios de libre comercio, militarización, guerras, endeudamientos ilegítimos, derecho a la autodeterminación, entre otros.

Calendario de los movimientos sociales

Abril
17: Día Mundial de Lucha Campesina
19-22: II Foro Nacional Represas (Panamá)
20-23: Foro Social Brasil (Recife)
26-29: Reunión sobre Programa @lis (Lisboa)

Mayo
1: Actos por el Día Internacional de los Trabajadores
4-6: X Encuentro de FCOC (Río de Janeiro)
4-6: Campaña Desalojo Cero y Marcha de los Pueblos (en Brasil, Argentina,Uruguay, México, R. Dominicana y otros)
4-7: Foro Social Europeo (Grecia)
10-13: Enlazando Alternativas 2: Tribunal de los Pueblos contra las Transnacionales; actos paralelos a la Cumbre UE-ALC de los jefes de Estado y gobierno (Viena, Austria)
15-16: Jornadas de protesta ante la reunión del Consejo General de la OMC en Ginebra
15: Jornada internacional de solidaridad con el pueblo palestino, envío de misiones civiles a Palestina
26-28: Foro Social de Puerto Rico

Junio
5-6: II Encuentro Trinacional de Norteamérica contra el TLCAN y el ASPAN (Ottawa, Canadá)
5-9: Congreso Nacional CUT – Brasil (Sao Paulo, Brasil)
18-25: Foro Mundial por la Paz (Vancouver, Canadá)
22-24: II Foro Social Mundial sobre las Migraciones (Rivas-Vaciamadrid, España)
24-26: Encuentro Mesoamericano de Mujeres (Ciudad de Guatemala)
28: Jornada de acciones por el derecho a la diversidad sexual

Julio
2-9: Encuentro Internacional de la MMM (Lima, Perú)
5-9: Foro Social Caribe (Martinica)
12-15: I Congreso de la Coordinadora Andina de Organizaciones Indígenas (Cuzco, Perú)
15-17: Manifestaciones contra la reunión del G8 (San Petersburgo, Rusia)
21-23: II Foro Social de la Triple Frontera (Ciudad del Este, Paraguay)

Agosto
21-26: Conferencia Know How 2006 (mujeres y sociedad de la información, México)
24-26: IV Reunión Mesoamericana del Grito (Honduras)
s/f: 40 años por la integración latinoamericana, OCLAE

Septiembre
4-6: Reunión continental del Grito de los Excluídos/as (Brasil)
7: Grito de los/las excluidos/as (Brasil)
8-15: Cumbre Social por la Integración de los Pueblos (Santa Cruz, Bolivia)
15 y 20: Jornada internacional frente a las sedes del FMI y el BM para denunciar la ilegitimidad y no pago de la deuda
20: Movilización Andina contra los TLCs, la deuda Externa (CCLA)
29-30: Encuentro Regional de Migrantes Luchadores y Abogados de Canadá, los Estados Unidos, México y Centroamérica (México)

Octubre
6-8: Foro Social de la Frontera EE.UU. (México)
9-11: III Cumbre Continental de los Pueblos Indígenas (Guatemala)
12: Grito de los/las excluidos/as continental
16: Día Mundial de la Soberanía Alimentaria
s/f: Asamblea de Mujeres, Vía Campesina (España)

Noviembre
9-16: IV Semana de Acción Internacional y Nacional contra el “Muro del apartheid”
11: Campaña contra el cambio climático
17: Día Internacional de los/as estudiantes, contra la mercantilización de la educación y la guerra
3ra semana: Movilización en defensa de la escuela pública
25: Día contra la violencia contra las mujeres

2007

Enero
20-25: Foro Social Mundial (Nairobi, Kenia)
Marzo
s/f: Conferencia internacional contra las bases militares extranjeras (Ecuador)
Abril
27-30: VII Taller sobre Paradigmas Emancipatorios. América Latina: Movimientos Sociales, Alternativas Políticas y Paradigmas Emancipatorios (Ciudad de La Habana, Cuba)
Mayo
3-5: VI Encuentro Hemisférico de La Habana
Julio
s/f: Foro Social Estados Unidos (Atlanta)

Última modificación: 29 de mayo de 2012 a las 16:19
0
0
Hay 0 comentarios
captcha
Quiero ser notificado por email cuando haya nuevos comentarios.