El revés y el derecho del reverendo de la tierra

Hilario Rosete

En el camino, la fe
“Una parte de mi actual vida cotidiana es la creación de una comunidad familiar”, arrancó el reverendo mientras subíamos al carro y enrumbábamos hacia el cruce de 100 y la Autopista Habana-Pinar del Río. “En nombre del CMMLK, agrupé a siete familias necesitadas de vivienda y, para construirlas, solicité un terreno aquí cerca, en Puente Nuevo (municipio de Marianao) según el Decreto Ley 269 de enero de 2010; quizás ya le estén pasando la niveladora, vamos para allá, te lo quiero mostrar”.

¿También acomete ese propósito como diputado a la Asamblea Nacional del Poder Popular (ANPP)?
Y es propio de lo que soy, un hombre de identidad cristiana y vocación pastoral; de ahí parte todo lo que hago. No es solo dar casas a la gente, sino sembrarle valores socialistas y cristianos. La acción tiene alcances sociales y políticos, pero mayormente trata de que el proyecto revolucionario se sustente en virtudes que nos alejen del egoísmo personal y familiar. Trabajando juntos, con miras a satisfacer una necesidad tan apremiante como la falta de vivienda, progresaríamos en el logro de esos valores.

  • ¿Cree que sea factible fabricar en este lugar?*

El vertedero de 100 se replegó al oeste y quema sus desechos en una planta que no emite humo ni hollín. Levantaremos las viviendas en el medio de la parcela. Delante plantaremos un jardín; el gusto por las plantas y flores incentiva el goce estético, otra ganancia de la vida. Detrás irán los patios productivos, concepto que hoy se enfatiza, pero que la iglesia apoya hace años. Los patios se han trocado en huertos donde se cultivan verduras, legumbres, plantas de regadío y árboles frutales, y se crían abejas y conejos. En una cooperativa cercana, las familias podrán dedicarse a la porcicultura.

¿Será una construcción de qué tipo?
El gobierno provincial donará siete módulos Sandino para casas prefabricadas. No emplearemos mano de obra asalariada; la condición a que está sujeta la concesión de las viviendas es que las familias las construyan. Las donaciones se utilizarán para pagar insumos específicos: losas de piso, aparatos sanitarios, partes eléctricas… Miembros de cuatro de las siete familias son empleados del Centro y fieles de la Iglesia Ebenezer. La otra no es gente de oración, pero sí sacrificada y precisada de vivienda.

¿Tiene precedentes el CMMLK en esta esfera de actividad?
En construcción de viviendas, el Centro trabajó a varios niveles. El primer nivel se ejecutó en la primera mitad de los años 2000 por una norma de la Unión Europea. Si una ONG pone el 15% para un proyecto, la Unión Europea sufraga el resto. Así conseguimos que Monimbó, ONG alemana, ayudara a concluir cuatrocientos ocho apartamentos de edificios del Movimiento de Microbrigadas en Ciudad de La Habana, sitos en La Lisa, Marianao y otros lugares. Las obras se habían paralizado por el Período Especial. Laboramos junto con el gobierno provincial, el Ministerio para la Inversión Extranjera y la Colaboración Económica (MINVEC) y el propio Movimiento de Microbrigadas.2
El segundo nivel apuntó a la construcción de inmuebles, de diez a viente viviendas. El más vistoso es el cuatriplantas de 114 y 45, en los Quemados. De doce apartamentos, un porcentaje se destinó a los microbrigadistas; otro, a los casos especiales; y un tercero, tres apartamentos, al Centro. De estos tres últimos, uno funciona como casa de visitas.
El nivel de menor envergadura comprende reparaciones menores de viviendas y busca arreglar las casas de abuelos solitarios, matrimonios ancianos, madres solteras y otros casos difíciles. Les reformamos cocinas y baños; les mejoramos las instalaciones hidráulicas, sanitarias y eléctricas; les sustituimos el techo por una cubierta de placa. Aquí nos apoyan nuestros hermanos de Cristianos por el Socialismo (CPS) de Bélgica.

Cristianos por el Socialismo, ¿el movimiento nacido en el Chile de Allende?
Exacto, en 1972. Su fin inmediato fue aportar la savia de los cristianos católicos en aquella circunstancia, pero sus metas iban más allá. CPS partía de una doble lealtad a Jesús y al mundo de los pobres, y ensayaba una nueva lectura del Evangelio que alimentara la lucha ideológica por un cambio histórico en favor de los oprimidos.
Crecieron junto a la Teoría de la Liberación y, en Europa, junto a la Teología Política. Siguen considerando real la disyuntiva entre socialismo o barbarie. Conozco a los de Bélgica desde 1978; vienen cada dos años. Por ellos nos visitan jóvenes belgas. Pasan el tiempo en su país realizando acciones de solidaridad: organizan comidas y fiestas a la cubana, recaudan fondos, se pagan sus gastos de viaje, trabajan aquí durante el verano en la construcción de viviendas, y encima nos hacen donaciones.

¿Por qué insiste en que las familias construyan sus viviendas?
Deseamos apartarnos de todo paternalismo, autoritarismo y “asistencialismo”, voz que no está en el diccionario, pero que esconde la vieja práctica religiosa, bien conocida por mí —mucho que la sufrí— de la limosna y la caridad mal interpretadas, del donativo que se les da a los pobres no por amor, sino por la creencia de que con esa acción crecerá la cuenta privada del donante en el banco del cielo. No hay nada más alejado de la ética cristiana y los valores del Evangelio.
Aquí no le damos nada a nadie, sino que le ayudamos en su gestión. Los futuros propietarios deciden quién recibirá la primera y quién la última casa; quién vivirá de este lado y quién del otro. Gracias a Dios y a la Revolución, el grado de escolaridad de todos es alto. Hasta habrá un encargado de la contabilidad comunitaria.

Entonces, ¿cuál es su espiritualidad?
La del vínculo con la tierra. Cuando vivía aquí,3 me levantaba, hacía café y me adentraba en los canteros. Leonardo Boff, el prelado brasileño, le hizo un aporte a la Teología de la Liberación al sumarle el tema ecológico; él dice que la tierra es un subsistema con alma viviente. Al hablar de agricultura ante la ANPP, exhorto a que regresemos a esa relación afectiva. Con abonos y pesticidas químicos la tierra no se fertiliza, sino que se mata. A eso se debe, en parte, lo que le ha sucedido a nuestra caña de azúcar: se nos acabó la caña de tres trozos, ahora tenemos caguaso, un junco de baja calidad. No solo se trata de que la tierra nos dé vida, sino de que le estimulemos su enorme capacidad de recuperación.

  • ¿Qué había en este lugar?*

Un depósito de escombros; tuve que regarle camiones y camiones de tierra para hacerlo productivo. Este del lateral es un cayito de boniato; igual tengo dos matas de naranja agria y dos de limón, todas de injerto. No hay cosa que me moleste más que alguien que arranque los frutos antes de tiempo. Este es un retoño de marañón, pendiente de trasplante; esta, una variedad de albahaca; y este, un tipo de anís.
Estos son los canteros del organopónico. Estamos preparándolos para sembrar lechuga, rábano, tomate. Cultivo vegetales poco conocidos en la horticultura cubana: radicheta, rúcula. También planto espinaca, brócoli y coliflor. Esta es la achicoria; tiene un sabor fuerte y amargo; antes de ingerirlas, sus hojas se deben dejar reposar en agua y luego contrastarlas con otros vegetales, por ejemplo, con ajo de montaña. Esta es una cebolla que sembré fuera de tiempo. A lo mejor da algo, me dije, y mira cómo va.
Aquella de atrás es una planta forrajera no tradicional, el ramié, de perspectiva para la alimentación del conejo. El animal se come hasta los tallos, y las gallinas picotean y tragan sus hojas. No dejes de fijarte en la mariposa, nuestra flor nacional; era la preferida de Clarita Rodés. Y esto, te advierto, no es una chapeadora, sino un microarado para arar, dígase airear-orear la tierra. Es un regalo de los Pastores por la Paz, pero siempre está “en paro” por falta de combustible.

¿¡También es lombricultor!?
Este primer tanque es el criadero. ¡Está llenito de lombrices! Luego construiré otro, de donde sacaré el abono orgánico para fertilizar la parcela. La lombricultura se asocia con productores de humus o cuidadores de huertos, pero puede ser una opción para reciclar los desechos caseros. Estos son los conejos. A este le llaman mariposa; y a este, gigante blanco español, lo quiero para padre. Esta es una california, raza de buenas madres. Aquel macho lo traje de Pinar del Río. Para ellos son los tres canteros de ramié; cuando se acaba uno, ya el otro está florecido. También les preparo una fórmula a base de pienso y raspa de arroz: no perdonan nada, se lo devoran todo.
Debo entrar al gallinero terciando una vara: el gallo es celoso de sus mujeres y se pone agresivo. Tengo ubicado el nido. Todas las gallinas vienen a poner aquí. ¿Ves?, trece huevos. Esta es una mata de mamey, de injerto; me regalaron dos y a los cuatro años parieron. Dicen que el que siembra los mameyes no los come; aquí se violó el precepto. Y aquella es una mata de nueces, la mayoría de los cubanos nunca vio una.
Esta es la madama; está llegando a su final y la cáscara se abre para dejar salir las semillas. Tengo calabaza, mangos, cerezas. Esta es una guayaba enana roja. Y esta, la acacia. Sus flores son muy visitadas por las abejas. Pronto instalaré un colmenar. La acacia es rica en calcio, se ha convertido en un importante forraje alternativo, sustituto del pienso; le agrego sus ramas a la dieta de las conejas paridas.
Ah, si te fijas, por ejemplo, en los plantones de plátanos tienen una mata adulta, lista para echar el racimo, un hijo que le llega a la mitad y, abajo, un nieto. Esa es la cepa perfecta; el resto de los retoños hay que trasplantarlos. ¿Te dije que los plátanos no los corto verdes, sino que espero a que empiecen a pintonear en el racimo?
————————-
Notas

1. Fragmentos de la entrevista homónima, tomados de www.ecaminos.cu. Todas las notas son de los editores.
2. En realidad, ya antes de eso, casi desde su fundación, el Centro se había involucrado en la construcción y arreglo de viviendas. La tradición venía de la Iglesia Ebenezer, una de cuyas primeras acciones en Pogolotti fue la ayuda a la reconstrucción de una vivienda destruida por un incendio. El CMMLK ha participado en la remodelación de varias ciudadelas y en la construcción de viviendas. Siempre ha entendido esos empeños como proyectos comunitarios que incluyen la transformación física, pero no se agotan en ella, y que tienden a la formación de una sociabilidad renovada entre los vecinos.
3. Se refiere a la casa de Puente Nuevo donde viven sus hijas y nietas. Allí Raúl tiene un terreno pequeño, pero muy bien aprovechado, de cuyos frutos hemos comido, en uno u otro momento, todos los trabajadores del CMMLK.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>